Supervisión de Programas de Enseñanza

En qué consiste

Analizar el currículo de enseñanza del alumno y ofrecer formación y retroalimentación a los maestros/terapeutas que lo implementan proponiendo al mismo tiempo tácticas eficaces de enseñanza.

Los destinatarios, susceptible de supervisión, son los alumnos que muestran grandes dificultades de aprendizaje en las habilidades del lenguaje y como consecuencia en otras habilidades complejas dependientes de estas. En particular, requieren de enseñanza muy estructurada para desarrollar el lenguaje (ej., repetir sonidos y palabras, usar las palabras para pedir, nombrar, responder a preguntas, mantener conversaciones, leer, escribir, etc.) y habilidades cognitivas complejas (ej., aprendizaje observacional, toma de perspectiva, discriminación del propio comportamiento, autocontrol, razonamiento analógico, etc.). Por ejemplo, es el caso de niños que socialmente son diagnosticados con Trastorno del Espectro del Autismo –TEA, Arperger y otras problemáticas con base en alteración genética y neurobiológica don déficits del lenguaje.

Las sesiones de supervisión se realizan presencialmente en el contexto en el que se presta la enseñanza (casa, colegio, asociación, centro de atención infantil temprana-CAIT, etc.) además de sesiones complementarias por videoconferencia. El supervisor es un profesional cualificado y acreditado por CABAS® con nivel de Assistant Research Scientist.

Los elementos claves para la Supervisión de Programas de Enseñanza son:

  • Diseño de un currículo funcional basado en conducta verbal (ej., C-PIRK®).
  • Maestros/terapeutas muy bien entrenados.
  • Aplicación de tácticas de enseñanza eficaces.
  • Toma de decisiones continua de los objetivos.

El camino hacia la supervisión

Formación del docente
Un primer periodo de formación intensiva
Enseñanza del alumno
La puesta en práctica del programa de enseñanza con el alumno y docente
Supervisiones de seguimiento
Las sesiones de supervisión educativa

Formación del docente

La calidad formativa que adquiere el docente es determinante en el ritmo de aprendizaje de su alumno con deficit del lenguaje. Comenzamos la formación del docente de una manera muy intensiva, con una serie de contenidos teóricos y aspectos prácticos, que le permitan adquirir las habilidades profesionales básicas y principios metodológicos para enseñar con eficacia.

Realizamos la formación a tres niveles siguiendo un Sistema de Instrucción Personalizada (SIP):

  • Conocimiento de la terminología, principios y tácticas de enseñanza.
  • Habilidad práctica de enseñanza.
  • Solución los problemas al enseñar y autogestión del currículo.

La formación es personalizada y por niveles de complejidad en cuanto que:

  • Se seleccionan los materiales de estudio según su nivel de inicio.
  • Se adapta al ritmo en que progresa el docente.
  • Se pasa al siguiente nivel una vez que se adquiere cada objetivo.

Inicio de la enseñanza del alumno junto con el docente

Esta fase es continuación de la anterior y supone la puesta en práctica del programa de enseñanza con el alumno. En esta fase se diseña el currículo funcional en conducta verbal del alumno, que está guiado por su nivel de habilidades de lenguaje. Dicho currículo marca qué habilidad enseñar, cómo enseñarla y en qué secuencia.

Damos formación al docente para que adquiera el entrenamiento que le permita implementar con el alumno el currículo diseñado. Las sesiones de formación y enseñanza de los objetivos del currículo se realizan con la interacción del docente con el alumno y ante la presencia del supervisor. Esas sesiones se llevan a cabo en la casa, en ámbito escolar, asociación, CAIT, etc.

¿Qué aprende el docente durante esta fase?

  • Demostración in situ.
  • Medida de la ejecución y precisión de la enseñanza.
  • Participa en la evaluación de habilidades del alumno, establece objetivos de enseñanza y define prioridades.
  • Aplicación de técnicas y procedimientos sobre cómo enseñar con eficacia.
  • Presentación de unidades de aprendizaje completas.
  • Registrar y visualizar el ritmo de aprendizaje del alumno.

Supervisiones de seguimiento

Las sesiones de supervisión de seguimiento del programa de enseñanza y del currículo, se inician con posterioridad a la finalización de las fases anteriores y una vez que el programa se está desarrollando a un ritmo fluido y de manera fiable. Llegados a esta fase el docente cuenta con las habilidades básicas para realizar la enseñanza con fiabilidad y el currículo ha quedado diseñado inicialmente con objetivos funcionales para el desarrollo del lenguaje.

Las sesiones de supervisión se caracterizan por:

  • Evaluación del ritmo de aprendizaje medido por los objetivos alcanzados.
  • Revisión del currículo y diseño de nuevos objetivos más avanzados.
  • Análisis de las posibles dificultades en la adquisición del aprendizaje por el alumno.
  • Medición objetiva de la precisión del docente mientras enseña.
  • Retroalimentación y demostración in situ al docente.
  • Toma de decisiones sobre la fiabilidad de los registros de enseñanza.

¿Tienes alguna duda?

Te ayudamos a que sepas un poco mas sobre la situación y te asesoraremos de los pasos más convenientes. Pide una cita con nosotros.

Frecuencia de las sesiones

La frecuencia de las sesiones de supervisión puede variar, atendiendo a diferentes criterios. Tomando como criterio el ritmo de aprendizaje del alumno y las habilidades del docente, las sesiones de supervisión pueden ser más frecuentes en los primeros meses del programa e ir disminuyendo paulatinamente.

Inicialmente se realizan entre 2 y 4 sesiones mensuales de manera presencial. También se realizan sesiones a distancia por videoconferencia y con un sistema de toma de decisiones de manera escrita basado en los fundamentos del Sistema de Instrucción Personalizada.

A medida que avanza el programa de enseñanza y las supervisiones, se irá revisando la necesidad del seguimiento, pudiendo disminuir el número de supervisiones por mes. Se revisará nuevamente las condiciones del programa al finalizar el curso escolar en el mes de julio.